Pierre Bittar – Artista impresionista francés  
 

 

 

9 de Octubre del 2011

Nº De pintura 12

Crucifixión y muerte

Crucifixión de Jesucristo

Juan 19:16-27
16 Así que entonces lo entregó a ellos para que fuera crucificado. Tomaron, pues, a Jesús y se lo llevaron.
17 Él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, en hebreo, Gólgota.
18 Allí lo crucificaron con otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.
19 Escribió también Pilato un título, que puso sobre la cruz, el cual decía: «Jesús Nazareno, Rey de los judíos.»
20 Muchos de los judíos leyeron este título, porque el lugar donde Jesús fue crucificado estaba cerca de la ciudad, y el título estaba escrito en hebreo, en griego y en latín.
21 Dijeron a Pilato los principales sacerdotes de los judíos: —No escribas: “Rey de los judíos”, sino: “Éste dijo: Soy rey de los judíos.”
22 Respondió Pilato: —Lo que he escrito, he escrito.
23 Cuando los soldados crucificaron a Jesús, tomaron sus vestidos e hicieron cuatro partes, una para cada soldado. Tomaron también su túnica, la cual era sin costura, de un solo tejido de arriba abajo.
24 Entonces dijeron entre sí: —No la partamos, sino echemos suertes sobre ella, a ver de quién será. Esto sucedió para que se cumpliera la Escritura, que dice: «Repartieron entre sí mis vestidos, y sobre mi ropa echaron suertes.» Y así lo hicieron los soldados.
25 Estaban junto a la cruz de Jesús su madre y la hermana de su madre, María mujer de Cleofas, y María Magdalena.
26 Cuando vio Jesús a su madre y al discípulo a quien él amaba, que estaba presente, dijo a su madre: —Mujer*, he ahí tu hijo.
27 Después dijo al discípulo: —He ahí tu madre. Y desde aquella hora el discípulo la recibió en su casa.

*La palabra griega para "mujer" no denota ninguna falta de respeto.

Qué pena debe llenar el corazón de María al ver a su hijo burlado, torturado y ahora crucificado. Y una espada traspasará el alma de María, la palabra que fue predicha por Simón en el Templo (Lucas 2:35).

Juan 19:26-27 es un pasaje muy importante por dos motivos.

  1. Es una prueba de que Jesús fue el único hijo de María, porque si hubiera tenido hermanos o hermanas, ellos habrían cuidado de ella y al menos la habrían acompañado en la crucifixión de Jesús.
  2. Es un pasaje importante también porque fue la tercera de las últimas siete expresiones (palabras de Jesús en la cruz). La importancia de esta tercera expresión va más allá de la preocupación de Jesús con respecto a quién cuidaría a Su madre cuando le dijo: “Este es tu hijo” y a Juan: “Esta es tu madre”. Nadie creería que el todopoderoso Dios no es lo suficientemente poderoso para cuidar a Su madre mientras estaba en el cielo. La única explicación lógica es que Jesús, dada su misericordia hacia nosotros, y especialmente a aquellos que perdieron a sus madres o están perdiendo a una madre, nos da consuelo al saber que lo que le dijo a Juan también nos lo dice a nosotros. María es nuestra madre.

Es cierto que la Bendita Virgen María no es divina porque fue creada como todos nosotros. Sin embargo, no es una mujer ordinaria por los siguientes motivos.

  1. Dios no puede convivir con un pecador. Todos sabemos de la Biblia la historia del ángel caído, más conocido como Satanás (vea Isaías 14:12-15). Si Dios bajó a Satanás y sus seguidores a la tierra es precisamente porque Satanás cometió el primer pecado desde la creación de Dios, que es la envidia. Es decir, Dios no habría elegido a una mujer pecadora para llevar a Su hijo en su vientre durante los 9 meses de embarazo.
  2. En la Anunciación (ver pintura Nº 1 (Lucas 1:26-38) el ángel Gabriel le dice: “Bienaventurada tú quien eres bendecida entre todas las mujeres. El Señor sea contigo”.

UNA PLEGARIA PARA EL PERDÓN

AMADO TODOPODEROSO Y SANTO DIOS,

TE HUMILLASTE A TI MISMO Y TE HICISTE HUMANO EN JESUCRISTO. TU
LUZ CELESTIAL VINO A ILUMINAR LA OSCURIDAD DE NUESTRAS ALMAS Y
CORAZONES PARA SALVARNOS DE LA MUERTE ETERNA. NOSOTROS, EN LUGAR DE GLORIFICAR TU PRESENCIA EN LA TIERRA, TE DESPRECIAMOS Y RECHAZAMOS
Y CRUCIFICAMOS EN UNA CRUZ. HASTA AHORA TE CRUCIFICAMOS TODOS LOS DÍAS
DESOBEDECIENDO TUS MANDATOS. PERO, GRACIAS A TU ETERNO AMOR
Y PERDÓN, HAS ACEPTADO DERRAMAR TU SANGRE EN LA CRUZ PARA
LIMPIAR TODOS NUESTROS PECADOS.

PADRE, TE HE LASTIMADO NEGANDO TUS MANDATOS CON MIS
ACTOS, PALABRAS, PENSAMIENTOS Y HECHOS. SÉ QUE NO MEREZCO
TU MISERICORDIA. TE PIDO DIOS QUE ME PERDONES DE MIS PECADOS CONOCIDOS
Y DESCONOCIDOS. TE PIDO JESÚS QUE VENGAS A MI CORAZÓN COMO MI SALVADOR. YO TE PIDO QUE DESDE ESTE MOMENTO ME DIRIJAS. DESDE ESTE DÍA PROMETO
ESCUCHAR TU VOZ Y OBEDECER TUS MANDATOS.
GRACIAS JESÚS POR LA VIDA ETERNA QUE ME DISTE AL
DERRAMAR TU SANGRE EN LA CRUZ.

AMÉN

 

 

 
  

La vida de nuestro Señor

Introducción 1 – La Anunciación 2 – El nacimiento de Jesús 3 – Huida a Egipto
4 – En el templo con los médicos 5 – Los primeros cuatro discípulos 6 – Las bodas de Caná 7 - Jesus resucita al hijo de una viuda
8 – La alimentación de los 5000 9 – La última cena 10 – La traición de Judas 11 – La humillación de Jesús
12 – Crucifixión y muerte 13 – La resurrección de Jesús 14 – La ascensión Llevando la Palabra

NO DEJE QUE LA DUDA ROBE SU FE
COMPRENDER LA SANTÍSIMA TRINIDAD
La Santa Trinidad Revelada A través de una pintura
La Santa Trinidad
La Trinidad Humana Ahora y en la Eternidad
¿PODRÍAN EL JUDAÍSMO, EL CRISTIANISMO Y EL ISLAMISMO PONERSE DE ACUERDO EN UN SOLO DIOS?
¿Somos Células de Dios?
CRISTO ANTES Y DESPUÉS DE SU ENCARNACIÓN
MI CREENCIA EN DIOS
¿CÓMO PODEMOS NACER DE NUEVO?

Entrevista en Video Entrevista Animada de Radio
 
  
Galería Pierre Bittar
Pagina Principal