Pierre Bittar – Artista impresionista francés  
 
La Santa Trinidad

La duda es enemiga de la Fe. Si no es disipada, crecerá en nuestras mentes y destruirá nuestra fe. La mejor forma de evitar tal daño es realizar preguntas y buscar respuestas convincentes capaces de destruir nuestra duda.

¿Qué es la Trinidad de Dios?

La fe cristiana se basa en la Santa Trinidad, que es: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Los tres son uno y un Único Dios. Un Dios trino.

La comprensión humana, e incluso los idiomas tienen dificultades para expresar la belleza e inmensidad del Uno pero trino Dios.

La mejor forma de explicar un sujeto sofisticado es utilizando un ejemplo simple que podamos comprender, luego desarrollarlo y adaptarlo gradualmente al asunto principal.

Ejemplo de las tres vela

Ilustración

Dios

Hay una llama, si bien hay tres velas La esencia de la llama es:
calor y
luz.

Tres velas

Existe un Dios, aunque sea una Trinidad de Padre, Hijo y Espíritu Santo. La esencia de Dios es:

Amor
=
Calor y
Sabiduría
=
Luz

 

     

Las tres velas pueden formar una sola llama o pueden ser separadas y cada una tendrá la misma esencia de calor y luz, única de la llama.

Por lo tanto, si bien la 1ª vela posee una llama, la 2ª vela posee una llama y la 3ª vela posee una llama, cuando son unificadas, tienen una sola llama.

Padre, Hijo y Espíritu Santo.
 
Padre, Hijo y Espíritu Santo.
 
Padre, Hijo y Espíritu Santo.

La Santa Trinidad puede ser unificada en un Dios o separada, y cada parte tendrá la misma esencia de amor y sabiduría, la cual es única de Dios.

Por lo tanto, si bien
el Padre es Dios,
el Hijo es Dios y
el Espíritu Santo es Dios,
cuando son unificados existe un único Dios.

     

Del mismo modo se pueden separar las tres velas. Por ejemplo, una vela puede ser separada para calentar e iluminar otra habitación, que haya estado un tiempo en la oscuridad.

Esta vela luego puede volver a la llama central y enviar otra llama a reemplazarla para
mantener el calor y la iluminación en dicha habitación, que está lista para salir de la oscuridad.

Tres Velas

Cuando el Hijo de Dios se hizo humano (Isaías 9:16) “Porque un niño nos es nacido… y será llamado… Dios
Todopoderoso, Padre Eterno”. (Vea también las pinturas “Anunciación” y “el nacimiento de Jesús”, Nº 1 y 2
en “La vida de nuestro Señor”)

Antes de volver con Su Padre, Jesús prometió enviar al Espíritu Santo en Juan 15:26 – “Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí”.


Después de comprender la explicación anterior de la Santa Trinidad de Dios, veamos y repasemos algunos versículos del Antiguo Testamento, así como del Nuevo Testamento relacionados con la Santa Trinidad de Dios.

En el Antiguo Testamento, Dios se ha revelado a nosotros en las primeras páginas como si quisiera que comprendiéramos, desde el principio, quién es Él.

En Génesis 1:1-3:

  1. En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
  2. … y el Espíritu de Dios se movía sobre las aguas.
  3. Y dijo Dios (La palabra de Dios), “Sea la luz”, y fue la luz.

Como podemos ver:

Dios (el Padre) es mencionado en el versículo 1, el Espíritu de Dios (el Espíritu Santo) en el versículo 2 y la palabra de Dios (Dios dijo) en el versículo 3. Palabra de Dios = Jesús

Cuando Dios habla en plural utilizando pronombres como nosotros y nuestro, se entiende que es la Santa Trinidad quien habla – Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Algunos pueden pensar que el uso de pronombres como nosotros y nuestro se refiere a Dios y sus ángeles. Esto no puede ser cierto porque los ángeles son criaturas de Dios y no creadores. Entonces, cuando Dios dijo: “Hagamos al hombre a nuestra imagen”, el nosotros y nuestra se refiere ciertamente a Jesús y el Espíritu Santo, quienes están con Él conformando la Santa Trinidad.

Leamos ahora algunos versículos del Antiguo Testamento en los que Dios utiliza estos pronombres en plural.

Génesis 1:26
Luego dijo Dios: “Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza, y señoree sobre los peces del mar y las aves del cielo, en las bestias, en toda la tierra, y en todo animal que se arrastra sobre la tierra.”

 

Génesis 3:22
Luego dijo Jehová Dios: «El hombre ha venido a ser como uno de nosotros, conocedor del bien y el mal; ahora, pues, que no alargue su mano, tome también del árbol de la vida, coma y viva para siempre.»

 

Génesis 11:7
Ahora, pues, descendamos y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.

 

Isaías 6:8
Después oí la voz del Señor, que decía:—¿A quién enviaré y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: —Heme aquí, envíame a mí.


En el Nuevo Testamento, algunos versículos explican situaciones en las que la Santa Trinidad – Padre, Hijo y Espíritu Santo son mencionados juntos.

 

Mateo 28:19
Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo,

 

Mateo 3:16-17
16 Y Jesús, después que fue bautizado, subió enseguida del agua, y en ese momento los cielos le fueron abiertos, y vio al Espíritu de Dios que descendía como paloma y se posaba sobre él. 17 Y se oyó una voz de los cielos que decía: «Éste es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia.»

Es importante comprender la Santa Trinidad. Sin tal comprensión, algunos versículos de la Biblia pueden ser confusos. A continuación encontrará algunos.

Isaías 7:14
Por tanto, el Señor mismo os dará señal: La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y le pondrá por nombre Emanuel.

Emanuel significa Dios con nosotros. (Em=con, man=nosotros, Dios=u'al)

Comentario: En el versículo previo, Isaías llamó a Jesús Dios. Ahora comprendemos por qué Jesús era llamado Dios (porque si estaba separado de la Santa Trinidad, Jesús es Dios)

 

Isaías 9:6
Porque un niño nos ha nacido, hijo nos ha sido dado, y el principado sobre su hombro. Se llamará su nombre «Admirable consejero», «Dios fuerte», «Padre eterno», «Príncipe de paz».

Comentario: Llamar a Jesús “Padre Eterno” es una confirmación de que la Santa Trinidad es un solo Dios con la misma esencia, y están uno en el otro.

 

Isaías 25:9
Se dirá en aquel día: «¡He aquí, éste es nuestro Dios! Le hemos esperado, y nos salvará. ¡Éste es Jehová, a quien hemos esperado! Nos gozaremos y nos alegraremos en su salvación.»

Comentario: Además de ser llamado Dios y Señor, Isaías llamó a Jesús “Salvador”.

 

Isaías 40:3
Voz que clama en el desierto: «¡Preparad un camino a Jehová; nivelad una calzada en la estepa a nuestro Dios!

Comentario: Isaías estaba prediciendo a Juan el Bautista anunciando la llegada de Jesús.

 

Juan 1:1-5
1 En el principio era el Verbo, el Verbo estaba con Dios y el Verbo era Dios. 2 Éste estaba en el principio con Dios. 3 Todas las cosas por medio de él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho fue hecho. 4 En él estaba la vida, y la vida era la luz de los hombres. 5 La luz resplandece en las tinieblas, y las tinieblas no la dominaron.

Comentario: Al principio de su Evangelio, Juan habló sobre Dios el Padre y Dios el Hijo. Llamó a Jesús la palabra, porque sin la palabra nada hubiera sido hecho. (Sea, dijo, y fue hecho – ver Génesis). Isaías también llamó a Jesús la luz, que también significa sabiduría.

 

Juan 10:30
El Padre y yo uno somos.

Comentario: Esta es otra confirmación de que la Santa Trinidad es un solo Dios. También confirma lo que Isaías dijo: Que Jesús era el Padre Eterno.

 

Juan 14:6
Jesús le dijo:—Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie viene al Padre sino por mí. Nadie viene al Padre si no es por mí.

Nota importante: Este mensaje es para aquellos que creen en Dios pero no en la Santa Trinidad de Dios. Sin Jesús, no hay Santa Trinidad, y por lo tanto, no hay Dios. (Si esto aún no le queda claro, vuelva a la explicación previa de la Santa Trinidad)

 

Juan 14:8-11
8 Felipe le dijo:—Señor, muéstranos el Padre y nos basta.9 Jesús le dijo: —¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: “Muéstranos el Padre”? 10 ¿No crees que yo soy en el Padre y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre, que vive en mí, él hace las obras. 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras.

Comentario: Jesús dejó muy en claro la Santa Trinidad de Dios, además, hizo hincapié en el hecho de que Su venida era para revelarnos lo oculto e invisible de Dios.

 

Para concluir este tema importantísimo de la Santa Trinidad, lea detenidamente lo que Dios ha testificado en los siguientes versículos de Juan.

1 Juan 5:11-13
11 Y éste es el testimonio: que Dios nos ha dado vida eterna y esta vida está en su Hijo. 12 El que tiene al Hijo tiene la vida; el que no tiene al Hijo de Dios no tiene la vida.13 Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.

 
  

La vida de nuestro Señor

Introducción 1 – La Anunciación 2 – El nacimiento de Jesús 3 – Huida a Egipto
4 – En el templo con los médicos 5 – Los primeros cuatro discípulos 6 – Las bodas de Caná 7 - Jesus resucita al hijo de una viuda
8 – La alimentación de los 5000 9 – La última cena 10 – La traición de Judas 11 – La humillación de Jesús
12 – Crucifixión y muerte 13 – La resurrección de Jesús 14 – La ascensión Llevando la Palabra

NO DEJE QUE LA DUDA ROBE SU FE
COMPRENDER LA SANTÍSIMA TRINIDAD
La Santa Trinidad Revelada A través de una pintura
La Santa Trinidad
La Trinidad Humana Ahora y en la Eternidad
¿PODRÍAN EL JUDAÍSMO, EL CRISTIANISMO Y EL ISLAMISMO PONERSE DE ACUERDO EN UN SOLO DIOS?
¿Somos Células de Dios?
CRISTO ANTES Y DESPUÉS DE SU ENCARNACIÓN
MI CREENCIA EN DIOS
¿CÓMO PODEMOS NACER DE NUEVO?

Entrevista en Video Entrevista Animada de Radio
 
  
Galería Pierre Bittar
Pagina Principal